Páginas vistas en total

lunes, 22 de junio de 2015

Los políticos y las banderas

Mi capacidad de asombro acerca de lo que son capaces de hacer los políticos por ganar adeptos es inconmensurable, pero Pedro Sánchez es de los líderes en ese ránquing particular. No voy a comentar anteriores curiosidades tipo apariciones en programas de corazón, campañas de marketing quitándose las vocales, o reivindicaciones de ideas opuestas en función del sitio donde habla. No, eso dejémoslo en la hemeroteca.
Mi entrada es debida a la estupefacción que le causa a un socialista como yo ver que el candidato de un partido, que para muchos ha significado dignidad para la gente republicana de este país, se pasea pavoneándose en su proclamación como candidato a la presidencia del gobierno con una enorme bandera española.

"Innovadora" imagen para un candidato socialista Foto: La voz de Galcia

Lo siento, pero es que yo soy anti banderas, y si me gusta alguna es la republicana que no representa límites sino ideologías. En un mundo donde deberíamos de buscar puentes de comunicación para buscar la equidad y la justicia, las banderas representan fronteras, y en eso no creo. ¿Quiere decir eso que no quiera a mi país? Pues no. Lo quiero a mi manera, sin darme golpes en el pecho como un patriota enfervorecido. No hace falta pintarse la cara con los colores rojigualdos para proclamar ese cariño. Quiero a España, pero quiero inmensamente más a los españoles, y a éllos que uno de los referentes políticos del país salga con una enorme bandera ni les quita el hambre, ni les da trabajo, ni les da una vivienda digna.
Imagino que alguien le habrá recomendado a Pedro Sánchez hacer eso para coger votos entre los españolistas. También imagino que le habrán dicho que hacer mítines a lo americano, con aparición de su mujer incluida, también le da un rédito. De todas maneras, ¿nadie le ha dicho el impacto negativo que tiene eso delante de muchos ciudadanos que simplemente somos de izquierdas y quieren alguien que represente eso independientemente de banderas y otras chorradas? Quizás puestos a poner banderas, hubiera sido más adecuado poner al lado de la bandera española todas las banderas de nuestras comunidades autónomas. En una España tan plural como la nuestra, el socialismo tiene que enarbolar, no una bandera, sino un modelo basado en el respeto a las singularidades de los diferentes pueblos que conviven en nuestro país. Convivencia, no simbolismos, que lo único que hacen es fomentar los extremos y que para lo único que sirven es para acercar al PSOE a esperpénticas imágenes patriotas que eran exclusividad del PP. Desde mi punta de vista, lo que hay que hacer es defender de una vez por todas el derecho a decidir de los diferentes pueblos, y fomentar un modelo federalista que en determinados lugares de España parece que no se puede mencionar porque quita votos.

Pedro Sánchez junto a su mujer. Foto: El periódico

Lo he dicho alguna vez pero lo vuelvo a decir, creo en la política pero no en nuestros políticos. Los que nos intentan representar deberían ser personas con un gran bagaje humanístico y muy preparados pero con sus acciones y decisiones no demuestran ser mejores que la mayoría del pueblo llano.
Para terminar una reflexión para Pedro Sánchez. El PSOE no es sólo del aparato, ni siquiera es de los afiliados, es de todos los que alguna vez nos hemos visto representados por esas siglas y que cada vez miramos con más perplejidad a algunos que se llaman socialistas.

No hay comentarios: