Páginas vistas en total

miércoles, 18 de junio de 2014

La carrera por la Secretaría General del PSOE en Twitter

Han pasado algunos días desde que comenzó la carrera por la Secretaría del PSOE. Parece que ya es definitivo que son 4 los que aspiran a conseguir los avales necesarios para el congreso extraordinario de Julio, donde los militantes decidirán quien será el nuevo capitán del partido de la rosa.
Los precandidatos son José Antonio Pérez Tapias, Pedro Sánchez, Eduardo Madina y Alberto Sotillos, por estricto orden cronológico.

Yo soy simpatizante, pero no militante, con lo que no votaré, pero puedo, lógicamente tener mi opinión. Este acto se está convirtiendo en unas mini elecciones y para ello los candidatos sacan toda su artillería, incluidas las redes sociales.

Soy muy aficionado a twitter y, aunque no es un termómetro muy científico, es bastante indicativo de la implicación con las nuevas tecnologías de los candidatos. En ese sentido hay dos claros dominadores que son Pérez Tapias y Alberto Sotillos. Dominan claramente, no sólo en número de tweets,con más de 4000 el primero y por encima de 30000 el segundo,  si no en interacción con otros usuarios. Su actividad en esta red social es constante durante todo el año y se nota el carácter personalizado de sus tweets. En manera de manejar la red me convencen.
Algunos dirán que es más cómodo interactuar con las redes si no ocupas un cargo político oficial, y que eso es el caso de Pedro Sánchez y de Eduardo Madina, pero es muy conocido el gran uso que hacen de Twitter algunos políticos y pondré el ejemplo del gran Odón Elorza, también congresista.

Es una opinión, pero me expresa mucha más confianza alguien que tiene un uso constante y personalizado de la red, que otros que sólo lo usan puntualmente y para dar gracias y anunciar actos políticos. No creo en los políticos que prácticamente le llevan sus cuentas. Entiendo que no pueden estar 24 horas, y que a veces han de delegar, pero en la red, como en la vida, hay que mojarse y demostrar humanidad.

Podríamos hablar también de argumentos. Todos se llenan la boca que hay que renovar el partido. Es obvio que hay que hacerlo, quedarse sólo en eso es pobre. El tema es qué argumentos se tiene y la manera de expresarlos. En ese campo Pérez Tapias también es claro en sus argumentos, y a su manera, un tanto revolucionaria, Alberto Sotillos. Pero tan importante como el fondo es la forma. Yo quiero un secretario general que muestre pasión y convencimiento, y algunos de los precandidatos dejan mucho que desear en ese campo. Si no vives lo que cuentas, no puedes arrastrar a la gente.

También me parece un dato a tener en cuenta que algunos no se han mojado si luego se presentarán a ser candidatos a las elecciones, y otros en cambio si se han mojado, tanto si como si no. Me merecen más credibilidad los que ya han manifestado lo que saben, especialmente quien ha manifestado que no será candidato demostrando una clara voluntad de servir al partido por encima de intereses personales, como ha sido el caso de Pérez Tapias.

Para finalizar un último apunte. Hay que darle la vuelta al partido, hay que renovarlo, pero eso no implica ni juventud ni caras bonitas, significa ser socialista en todas las decisiones, no sólo cuando sopla el viento a favor.

¿Quien empuñará la rosa?


lunes, 9 de junio de 2014

Soy socialista, ¿soy del PSOE?

Desde que tengo uso de razón político que me escucho decir que soy socialista. El origen de este dicho podría achacarse a mi padre, un socialista de 92 años que capeó ese hecho como pudo en la guerra civil.
Lo que yo entendía por socialismo no hacía más que identificarme cada vez más con esa ideología. Los años iban pasando y me percataba que cuando el PSOE llegaba al gobierno se imbricaban medidas de las que me sentía orgulloso con otras que hubiera firmado cualquier militante del PP. Lo último fue con el gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero y ese cambio de la constitución pactado con el PP que casi entregó parte de nuestra soberanía a Alemania.
Mucha gente que se había definido con socialista se miraba al espejo y decía, ¿es esto socialismo? La respuesta era no, y esa respuesta generalizada hizo que la gente de a pie se fuera alejando de un partido que no sabía que le ocurría.

Por un segundo he pensado que quizás el concepto de socialismo había cambiado, y yo no era socialista. Por eso decidí entrar la página web del PSOE y en el apartado de Nuestras Ideas y Valores cito textualmente:

"El Partido Socialista Obrero Español, con más de 130 años de historia, es una organización política de la clase trabajadora y de los hombres y mujeres que luchan contra todo tipo de explotación, aspirando a transformar la sociedad para convertirla en una sociedad libre, igualitaria, solidaria y en paz que lucha por el progreso de los pueblos.
Nuestra razón de ser es la de contribuir a alcanzar una sociedad mejor, detectando los problemas y aportando soluciones, sobre la base de los principios de libertad, igualdad, solidaridad y justicia social.

Somos un Partido de progreso al servicio de la ciudadanía, abierto a la participación de hombres y mujeres que expresan sus ideas, sus preocupaciones y que buscan soluciones. Somos un partido transparente, abierto a los cambios, a la evolución y a la innovación. Que cree y practica otra forma de hacer política: la que se entiende, la que es participativa, la que es próxima a los ciudadanos y las ciudadanas, sensible a sus problemas y deseos.
Un Partido que aborda los problemas complejos de una sociedad cambiante como la que vivimos, buscando soluciones que hagan efectivos los principios de:

Libertad para que toda persona pueda llevar a cabo su proyecto personal de vida.
• Igualdad de condiciones para que todas las personas puedan desarrollar sus capacidades y potencialidades.
• Solidaridad para que todas las personas tengan aseguradas sus necesidades básicas.
"

El socialismo del PSOE se marchita
El texto sigue, pero creo que este extracto es suficiente. SOY SOCIALISTA, pero el que no es socialista es el PSOE porque no aplica lo que pone en su ideario.
Señores del PSOE, han estado en el gobierno, y no seré yo quien diga que no han hecho buenas cosas, pero la impregnación de capitalismo que tienen por codearse con los poderosos hacen que pierdan el norte de la brújula: igualdad, libertad y solidaridad.
Claro que cuando el gobierno es del PP perdemos derechos conquistados por los socialistas, pero la verdad es que el socialista de a pie no ve que sus políticos propugnen medidas socialistas.

Quiero saber exactamente que va a hacer el PSOE para prohibir los desalojos desproporcionados, que va a hacer para blindar la sanidad y la educación pública, que solución se le va a dar al tema catalán y vasco, como van a dejar las pensiones, que salario mínimo van a dejar, como van a fomentar la investigación en este país, como van a potenciar la inversión pública, como van a perseguir que paguen los que más tienen, como van a buscar una justicia independiente, como van a cortar de una vez las alas a los maleantes que dirigen los bancos... Podría escribir tantas cosas en las que el PSOE no se define, que ni siquiera entraré en el porqué no defiende algo que era sello de partido durante muchos años: defender la república.
Señores del aparato, esto que he explicado de la mejor manera posible, es lo que les pasa a sus potenciales votantes. No ven en sus hechos el socialismo que tanto hemos soñado.
¿Lo pueden recuperar? Sean sinceros, si la respuesta es no, cambien las siglas al partido o dejen entrar a personas que las quieran defender.

jueves, 5 de junio de 2014

Cuando nos perdemos en lo importante y no solucionamos lo imprescindible

Esta mañana yendo al trabajo me han sorprendido unas declaraciones de la defensora del pueblo, Soledad Becerril, acerca de la necesidad de mantener los comedores de los colegios abiertos para que los niños con riesgo de exclusión no pasen hambre. Esta señora no es dudosa de su ideología con lo que la importancia de sus palabras es mayor si cabe. Siglo XXI, España, hambre. ¿Terrible, no? Es así. Mientras estamos enfrascados en un tema tan importante como el derecho a decidir, no terminamos de solucionar algo tan imprescindible como el hambre, y más en los niños.
Los políticos marcan en función de sus propios intereses que es lo imprescindible para el pueblo, pero realmente son cosas, que como mucho "sólo" son importantes. Incluso intentan hacernos creer que un tipo de régimen, status, o situación política es la clave para que todo lo imprescindible se solucione.

Prefiero la república a la monarquía como concepto, porque en la primera se supone que lo elijo yo. Pese a ello, ¿puede alguien decirme si el rey hubiera abdicado hace 6 años si se hubiera montado este debate? Yo creo que no, porque el debate república si o no es importante, pero lo imprescindible es el comportamiento ético de los que nos gobiernan. En el mundo seguramente hay monarquías más justas que algunas repúblicas y desde luego que al revés también. ¿Que es lo imprescindible, el sistema de gobierno, o la ética de los gobernantes?

Parece que nos olvidamos que si mañana hubiera república, el 95% de los políticos serían los mismos, y realmente esos son los que nos provocan problemas imprescindibles de solucionar. Seguirían los mismos que nos quitan nuestros derechos, que nos dejan sin sanidad y enseñanza pública, que nos dejan sin casa, que nos impiden abortar, que nos quieren anular la capacidad de pensar como un individuo para que pensemos como un grupo de borregos. ¿Acaso con una república gobernada por el PP meterían en la cárcel a todos lo de la trama Gürtel?, ¿o en una socialista meterían entre rejas a los chorizos de los EREs? Mi vida no mejorará con la república, sino con políticos honrados que se preocupen de nuestras necesidades. Mi vida no será mejor si Catalunya es independiente, si no si el gobierno de Mas se preocupa de no privatizar la sanidad y de parar de una vez los recortes que comenzaron antes que los del gobierno del PP. Siempre opinaré que el pueblo tiene que tener el derecho a decidir todo, pero todo es todo, no sólo lo que les interesa a los políticos.Por lo tanto si votemos si queremos monarquía, si votemos si queremos independencia en Catalunya, pero también decidamos sobre las medidas que nos quitan los imprescindible, nuestros derechos elementales.

¿Y el PSOE? En el aparato del partido tampoco saben diferenciar lo importante de lo imprescindible. Lo imprescindible es política es escuchar y los socialistas decimos que no manchen nuestra ideología. El socialismo se basa en la libertad y en la solidaridad. Libertad de decir, pensar y elegir en todo momento. Como bien ha manifestado un gran socialista como Odón Elorza, ¿que sentido tiene pedir libertad del voto al PP frente al aborto y no dejar libertad de voto a los tuyos para unas primarias o para definirte si quieres o no una república? Lo imprescindible no es vencer al PP, lo imprescindible es ser digno de llamarte socialista siempre.

Señores políticos dejen de engañarnos, y cada uno en su entorno que se preocupe de lo imprescindible y no nos lancen cortinas de humo con lo "importante".
Después, todos son tan amigos. Foto: elconfidencial.com