Páginas vistas en total

lunes, 26 de agosto de 2013

¿Que hacemos con nuestros jefes?

Un argumento muy usado por los jefes es que se necesita productividad, que el personal ha de rendir al máximo para mejorar los beneficios, que hay que eliminar a los no productivos... Algunas cosas son de Perogrullo y estamos de acuerdo, el problema es que hacemos cuando el problema de una empresa es su dirección.
Todos aquellos que trabajemos en una empresa durante tiempo, da igual que sea pública o privada somos capaces de hacer rápidamente una lista en todos los departamentos de las personas que son buenos trabajadores, los que pueden serlo pero están quemados, los que hacen lo que pueden y los que directamente no hacen el huevo. Si todo el personal hiciera este ejercicio libremente habría una coincidencia de nombres en un 80% de las categorías. Desde los mandos intermedios hasta la base pura y dura.
El hecho que estos males endémicos perduren en las empresas son responsabilidad de sus mandatarios. Los jefes tienen mecanismos para conocer que personas son las que funcionan bien o no, ya sea porque no están ubicados en su puesto adecuado, o bien porque no funcionan en ningún sitio. Hay personas que necesitan ser motivados, y otras que aunque las motives lo que quieren es que les dejes tranquilos. ¿Quiénes son los grandes perjudicados?. Los buenos trabajadores. Éstos no hacen más que repetirse de que les sirve hacer bien las cosas si otros consiguen lo mismo o más no haciendo lo que deben. ¿Verdad que muchos os veis identificados?. De todas maneras no conozco a nadie que diga, es verdad, yo soy de los que no me esfuerzo, pero en cambio todos los conocemos.
 
El establecer unas cargas de trabajo adecuadas es lo clave de un buen funcionamiento de una empresa, sea de lo que sea, y eso es lo que ha de hacer una dirección. ¿Y que pasa si el personal le reclama a la dirección esto y no lo hace? ¿Qué mecanismos tenemos las personas que no vemos una buena distribución de los recursos humanos y pese a comentarlo no se hace nada?. Ser buen jefe no es fácil, pero ya suelen cobrar más por ello, y como mínimo se les ha de exigir liderazgo. Detectar el lugar adecuado para cada persona es lo principal, y pese a ello vemos casos de personas que perduran en un sitio aunque no hagan bien lo que se le pide.
En esta situación, los buenos trabajadores que se queman son los cadáveres que van a parar a las espaldas de los jefes, pero pese a ello, se van de rositas y se generan innumerables conflictos laborales. Creo que una empresa sana, debería de tener instrumentos tipo moción de censura para al menos poder debatir con la dirección como solucionar este problema que es la clave. Los jefes, ya sea por no verlo, o por comodidad, no solucionan este tema y luego nos piden que nosotros si cumplamos. ¿No creéis que es injusto?.
 

miércoles, 7 de agosto de 2013

¿El pacto imposible IU-PSOE?

Antes de escribir este post, intenté contactar vía twitter con Rubalcaba, Gaspar Llamazares y Cayo Lara y sólo me contestó Rubalcaba. Es verdad que son malas fechas y que reciben multitud de mensajes y no pueden contestar a todos, pero quería reseñarlo.
Me considero una persona de izquierdas, más orientado hacía el socialismo que el comunismo, pero eso no me implica que a veces no esté de acuerdo con el PSOE y a veces si lo estoy con IU. Esto que parece una simpleza, echando un ojo a las redes sociales parece un imposible.
Hay muchas personas, diría que más de IU que del PSOE, que sólo por el hecho que una propuesta pertenezca al otro partido entona el vare retro Satanás. No lo entiendo. Ideológicamente son los dos partidos más próximos. Otro tema es que el poder corrompe, y en el PSOE, que ha tenido más opción de gobernar le ha pasado, y además ha conllevado el "complejo" entramado, por no decir otra cosa,  de los barones, una de las lacras más importantes del partido.
Las razones, respetables, que esgrime IU es que el PSOE toma medidas en el gobierno más de conservadores que de izquierdas, y en algún caso puede ser cierto. Pero no deja de ser también real que ahora estamos perdiendo una serie de derechos a manos de CiU en Catalunya y del PP a nivel central que se consiguieron con un gobierno socialista. ¿Qué se podían haber conseguido más cosas?, es posible, pero no borremos todo porque sí. Por ello no entiendo el lema que PP y PSOE son lo mismo. ¿Pero si el mismo PSOE está en contra de lo que hace el PP como va a ser lo mismo?.
Debido a este cainismo eterno la historia nos ha dejado algunas estampas como mínimo curiosas. La pinza de Anguita con Aznar o la más reciente abstención que permitió el gobierno del PP en Extremadura son los dos ejemplos más relucientes de lo que a veces se esgrime por IU como su independencia total hacía el PSOE. Mi pregunta es: ¿Es mejor un gobierno del PP que del PSOE para IU?.
 
En Catalunya tenemos reciente el tripartito, y desde mi punto de vista falló no por el PSC ni por Iniciativa per Catalunya, si no por ERC y las pruebas me remito, son capaces de, por enarbolar la independencia, pactar con CiU.
Pero tenemos en vigor dos ejemplos que, según las encuestas, están siendo positivos y son los pactos de Asturias y Andalucía. Como socialista creo que en Andalucía el hecho de tener al lado a IU ha enriquecido inmensamente al gobierno, porque IU ha ayudado a "izquierdizar" las medidas y además ha servido de vigilante para que no se repitan las tropelías de los ERE.
Me parece que los ejemplos positivos son los que tenemos que coger como patrón de izquierdas y el PSOE debería de tomar nota de estos éxitos que deberían de reeditar tengan o no mayoría amplia.
 
 
 
En la situación actual que estamos, un pacto de izquierdas en la oposición, reeditable en un futuro gobierno sería lo más sano para la ciudadanía. Pero un pacto justo, que ni el PSOE mirara por encima del hombro, ni IU esgrimiera su histórico complejo ante el PSOE. Es injustificable las "derechadas" que hizo ZP en los últimos tiempos, pero no menos injustificable es la complicidad de IU para permitir un gobierno de derechas en Extremadura, complicidad completada por la absoluta ineptitud de Fernández Vara.
Los partidos hacen cosas malas, pero también buenas, y los errores no deberían de servir para borrar lo bueno. Además una unión de izquierdas permitiría una mayor seguridad en que las medidas a tomar fueran adecuadas.
En cuanto a las bases, pues es lógico sentir rechazos hacia medidas equivocadas, pero si eres de izquierdas jamás puedes apoyar al PP o a CiU. Las razones que argumenta desde IU para ir en contra del PSOE serían realmente razones para pactar con él, ya que en un pacto regulado entre ambos partidos es la mejor manera para que las medidas sean consensuadas. Una enemistas irracional, como a veces se produce, al único que beneficia es al PP. Y, aunque no es muy adecuado comparar el fútbol con la política, ¿hay madridistas que se han cambiado de equipo durante la etapa del insufrible Mourinho?. Creo que no, por eso, las bases que somos de izquierda hemos de unirnos para evitar que los de arriba tengan tentaciones de desviarse del camino adecuado.

martes, 6 de agosto de 2013

Sanidad pública y privada, el eterno debate.

En este país todo el mundo opina de tres cosas: fútbol, política y sanidad. Bien pues yo hablaré de la sanidad desde el prisma de trabajador sanitario. Llevo 19 años trabajando en sanidad pública. He conocido hospitales grandes y pequeños. He trabajado en pública pura y en consorcios, vamos que creo que sé de lo que hablo.
En los últimos años se han introducido varios debates, destacando dos: la viabilidad del actual modelo sanitario público y la necesidad de privatizar la gestión.
La sanidad pública española es excelente y es envidiada por países tan importante como Estados Unidos y Reino Unido. Me gustaría recordar que, hasta el día de hoy, se trata de un servicio público universal por el que pagamos todos, y como servicio público no se trata de tener beneficios si no de gestionar bien los recursos. Para comparar diremos que la policía, el ejercito o los bomberos, son servicios públicos universales que nadie los discute, no sé porque tenemos que discutir algo que nos da lo más importante, la salud. Sobre el tema de la viabilidad, no quiero caer en el típico discurso que nos gastamos muchísimo más dinero público en temas que no son del beneficio directo de todos, como es salvar a los bancos o incrementar el gasto en armamento. Es inmoral que con el despilfarro que tenemos en política a nivel de diputaciones, senados, o asesores de los partidos políticos nos planteemos si es posible sustentar el modelo sanitario actual. Ese mensaje se está filtrando de forma interesada desde la derecha catalana y nacional. Porque que nadie olvide que los primeros recortes se han hecho en Catalunya, y es aquí donde CiU, con no sé que intereses ocultos en beneficiar a la sanidad pública.
Como personal sanitario quiero decir que pienso que hay que mejorar la gestión sanitaria, pero eso como todo en la vida, ni mucho menos es de las cosas peor gestionadas en este país.. Es alucinante la de cosas que a nivel económico se tardan en conseguir en la sanidad pública por lo farragoso que supone los concursos públicos, y es por eso que normalmente el libre comercio de la entidades privadas consigue precios más bajos de productos e instrumentación.
Entrando en el debate gestión privada o pública es un error de dimensión gigantesca pensar que por el hecho de ser la gestión privada sea mejor. A ver, no nos engañemos, las personas que se dedican a la gestión van cambiando sus sillones cada equis tiempo entre lo público y lo privado y a veces hasta a la vez de manera fraudulenta, como existen casos flagrantes aquí en Catalunya. La gestión es buena o mala, pero no es que la mala sea la pública y la buena la privada, es una tontería. Lo que no se puede, ni se debe pretender es gestionar la sanidad como un negocio, porque no lo es, se tiene que buscar dar un buen servicio sin despilfarrar, pero no se busca ganar dinero, se busca mejorar la esperanza de vida, salvar vidas e investigar para descubrir soluciones para enfermedades aún sin salidas. Eso, que en este país se hace también es lo que estamos echando a perder con la excusa de la gestión privada. Entiendo, respeto, e incluso comparto, que hay que modificar el contexto actual del funcionariado. En los tiempos que corren hoy en día todos los puestos de trabajo deberían de depender del buen rendimiento y no es justo que alguien que no cumpla tenga derecho a tener una plaza de por vida. Eso sí, pero no han de pagar justos por pecadores y en esto ya va siendo hora que los sindicatos se pongan las pilas.
No debemos de dejar que nos engañen. Quieren privatizar gestiones, porque la sanidad mueve mucho dinero y eso implica que hay gente que se puede enriquecer a costa de machacar al débil, como se hace en la gestión privada sanitaria, pero no nos olvidemos que a la hora de la verdad, si alguien está grave en un hospital privado lo acaban derivando a una público.
 
BUENA GESTIÓN, SIEMPRE, PRIVATIZACIÓN, NUNCA.