Páginas vistas en total

domingo, 16 de noviembre de 2014

Carta a Pdro Snchz

Estimado Sr. Snchz:


Soy un socialista frustrado de mi partido que no de mis ideas, como seguramente millones de españoles, que desde hace bastante tiempo estamos esperando el renacer de un partido con nuestras siglas, que no nuestra ideología, el PSOE.
Su discurso intentaba animar a los socialistas que renegaban del partido, argumentando que con usted llegaría el cambio. Más democracia, menos tolerancia al fraude, más socialismo, más derechos sociales... Buenas palabras.
No me parece un mal punto de partida, pero lo cierto es que lo que necesitan los partidos es escuchar a la gente de la calle, y eso no lo está haciendo. Los socialistas queremos regeneración democrática. No queremos ni un atisbo de fraude y queremos que se atienda a los débiles. No discursos, si medidas concretas.
Si estamos de acuerdo que la derecha ha mermado a este país de derechos, no se puede pactar con la derecha ni en España ni en Europa, porque eso es ser cómplice de ella. Si la modificación exprés de la Constitución ha supuesto una pérdida de soberanía y autonomía a este país, hay que decir que se va a cambiar. Si los desahucios en muchos casos son un abuso de los bancos hacía los débiles, eso hay que regularlo. Si la mayoría de los españoles sabemos que en los ERE ha habido como mínimo un error en la supervisión por parte de los presidentes Chaves y Griñán, hay que pedir responsabilidades políticas. Si lo que se vende es DEMOCRACIA, hay que facilitar un marco para que todos los españoles puedan votar para manifestar que es lo que quieren de este país. Si la mayoría de los catalanes no quieren estar con España, que no estén, y si la mayoría de catalanes quieren, quitar argumentos de una vez a los que piensen lo contrario, Si el pueblo quiere monarquía, monarquía, y si quiere república, pues república. Medidas, no discursos que varíen en función de la ciudad o medio de comunicación donde se encuentre.

Con el enemigo, ni agua

Lo siento pero no se puede ser un "bien queda". Algún cambio se ha visto, pero no es suficiente. Los problemas se solucionan con medidas, no con buenas palabras.
En pocas palabras señor Snchz, hay que ser socialista. Menos medidas de marketing, que también son necesarias, y más discursos explicando medidas mirando a los ojos de los necesitados. En ocasiones hay que decir cosas que no todos lo quieren oír, pero hay que ir con las ideas hasta el final. El pueblo no es tonto, y si no te votan no es error de ellos es error suyo porque no transmite veracidad. No se tiene que ganar porque los otros son muy malos, o porque aquellos son populistas, se tiene que ganar porque se es socialista. Si yo expongo mis ideas, y creo en ellas, lo que digan y piensen los demás no me tiene que importar. Si piensan como yo, fenomenal, podremos pactar, pero si no, no perderé ni un segundo en descalificarles, ya se descalificarán solos.
Señor Snchz, a día de hoy pienso que es usted insuficiente para la regeneración del PSOE, porque no es lo suficientemente valiente para romper con las cosas del pasado mal hechas, espero dentro de unos meses decir que estaba equivocado.
Atentamente,
un socialista con pocos espejos donde mirarse

El marketing está bien, pero no es suficiente


martes, 11 de noviembre de 2014

Las interpretaciones de los resultados del 9N

Como suele pasar en este maravilloso país, tras unas votaciones todos ganan, y ésta no ha sido una excepción. Los pro independencia por conseguir 1.800.000 votos a favor, y los que no están favor de la independencia por decir, a parte que no sirve para nada la consulta, que sólo han votado el 35% de un censo poco definido. Sin que sirva de precedente, estoy de acuerdo con todos, lo intentaré desarrollar.
En las elecciones autonómicas de 2012, las que hasta la fecha son el techo de participación en Catalunya con casi el 70% del censo, votaron 3.657.450 sobre un censo de 5.257.978 personas. En estas votaciones, eran mayores de 18 años y residentes en Catalunya con la nacionalidad española. En la consulta del 9N se habla de una censo de unos 6.300.000 ya que se incluyen los inmigrantes y mayores de 16 años.
En las autonómicas se hablaba de una mayoría "pro-consulta" sumando los votos de CiU, ERC, Iniciativa per Catalunya (IC) y la CUP. Los votos sumados daban un total de 2.093.709. Estos votos supusieron un 39% del total del censo. Si comparamos aquella votación y la del 9N, vemos que hay un ligero descenso de 4 puntos que se puede achacar a que votantes de IC y de CiU realmente no son independentistas y que en el momento de las autonómicas votaron a su partido, pero a la hora de votar por la independencia, o no han votado o han votado NO. Estos números de ambas votaciones me lleva a suponer que, con mucha probabilidad y a día de hoy, el techo de los independentistas está muy cercano a los 2.000.000 de votantes, cifra importante y estable, por lo que es lógico que se considere un éxito por parte de todos los promotores del 9N.

Mas y David Fernández (CUP) abrazándose tras el 9N

No sabemos cuanta gente votaría en un hipotético referéndum, pero no sería arriesgado pensar, que dado lo que se jugaría en ello, habría una participación muy elevado. En el precedente de Escocia votó el 85% del censo. Sin caer en ese máximo podemos partir de una hipótesis intermedia entre ese 85% y el 70% de las autonómicas. Tomemos un 78% total del censo del pasado 9N, que traducido en votantes hubiera supuesto un total de 4.914.000 votantes. Si hiciéramos una resta quitando los aproximados 2.000.000 en los que estamos moviéndonos como votantes pro independencia quedaría un total de 2.914.000 hipotéticos votantes del NO. Es más, si tomáramos que votaran el mismo 70% que votó el 2012, el total de votantes sería 4.410.000, con lo que seguiría habiendo una mayoría del NO. Con estos números se podría explicar el porqué algunos contrarios a la independencia afirman que ganarían en una votación.

Alicia Sánchez Camacho, de las más convencidas del fracaso del 9N

Lo cierto es que los números no son fijos y dependen mucho de la capacidad de motivación de los políticos, y en eso, los políticos independentistas están muy por encima de los rivales. Saben tocar la fibra y saben argumentar, mientras que en el otro bando solo se tienen los argumentos del tipo que esgrimen los padres cuando le dicen a sus hijos que no salen por la noche porque no les da la gana. Señores Rajoy y Sánchez, el pueblo catalán tiene que votar porque si no, su totalidad no podrá volver jamás a su normalidad y nos iremos perdiendo en una confrontación sin sentido y sin final. Conforme el tiempo pase, el número de independentistas reconvertidos aumentarán porque lo que están fomentado no es ganar adeptos a querer seguir en España, si no fobia en el resto del estado contra Catalunya. Así, lo único que se consigue es que cada vez haya más catalanes que pensemos que si no nos quieren de verdad en el resto de España como se vislumbra en muchos usuarios de las redes sociales, lo mejor es que rompamos este matrimonio.
Sean inteligentes y preparen un buen referéndum desde el sentimiento que unidos todos somos más fuertes, porque si quieren tener la unión desde la prohibición se encontrarán la escisión del pueblo catalán. 
Que se dejen de fotos y pasen a la política