Páginas vistas en total

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Las elecciones del 25 N

Convergència i Unió ha hecho una jugada maestra. Ha hecho creer a mucha gente que convoca elecciones porque el gobierno central no comprende a Catalunya y lo mejor es separarse. Pues no, la convocan porque están seguros que ahora conseguirán mayoría absoluta y yo pondré mi pequeño granito de arena para evitarlo. No voy a entrar en el tema de la independencia porque considero que es otro debate. Escribo estas líneas para recordar que ha hecho CiU desde que está en el gobierno. Llegaron antes que el PP y comenzaron el recorte más brutal de los derechos sociales adquiridos que se recuerda. Copago, reducción de sueldos a funcionarios, cierre de ambulatorios, quirófanos... Estos son los actuales gobernantes de Catalunya. ¿Acaso alguien se cree que van a gobernar mejor por el hecho de ser independientes?. Nos estamos jugando el futuro del escaso estado del bienestar que nos queda. Hay que parar a la derecha y eso, en Catalunya se llama CiU.

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Respeto a la independencia de Catalunya

No sé si os ha pasado alguna vez, pero a mi hoy me pasa que tengo muchas cosas en la cabeza y no sé si sabré explicarme con claridad. Un día después de la masiva, pacífica e independentista manifestación de Barcelona lo primero que me viene a la cabeza es que la independencia de Catalunya difícilmente tiene marcha atrás. Mucha gente de fuera de Catalunya dirá que están utilizando a la gente para venderles que así la crisis económica será más llevadera. Puede ser, pero diré que en 34 años que llevo en Catalunya jamás he visto tanta gente que vé la independecia como una vía mejor que estar junto al resto de España. Se ha conseguido que la gente catalanista se vuelva independentista. ¿Y es esto una mala noticia?. Creo que si, y sobre todo al resto de comunidades. En Catalunya no se odia mayoritariamente al resto del estado, lo que se odia es que no se respete su sentimiento de país. Soy andaluz y jamás se me ha perdido el respeto por ello, eso sí yo siempre los he respetado. Ahora mismo estoy delante de la televisión y estoy viendo cortes de los canales rancios estatales referentes a la manifestación y son vomitivos. Encima se ponen chulos diciendo que si se quieren separar que se separen. Catalunya es uno de los motores principales del estado y quien no se quiera dar cuenta de esto, es que no entiende nada. Desde mi punto de vista la culpa de esto lo tienen los políticos nacionales que alimentan a las masas con ideas del tipo que los catalanes no son solidarios, que no dejan hablar en castellano en Catalunya, o cosas similares. Estas cosas las he tenido que desmentir numerosas veces en Sevilla con familiares mios y con un ejemplo muy claro, que es mi experiencia personal. Es evidente que en Catalunya también hay personas que tienen un sentimiento de superioridad respecto al resto del estado, pero tanto en una dirección como en otras las causas son las mismas: incultura y manipulación política. En el momento actual que nos encontramos solo hay una posibilidad de mantener una relación buena para todas las partes y es el estado federal. El único partido que puede defender este modelo es el PSOE y no sé si van a ser valientes para ello. Creo que para este paso es imprescindible el cambio de líder en el partido y que Carme Chacón sea la bisagra entre ambos bandos. Rubalcaba tuvo la oportunidad de apoyar al PSC y la ha perdido. Que conste que yo votaría no a la independencia, pero no porque crea que Catalunya no tenga derecho, si no porque creo que sería muy malo para el resto del Estado. También quiero decir que Catalunya también tendría un precio que pagar, pero menor al resto del Estado. Señores políticos, trabajen en la línea de unir y no dividir, sean sensibles y respeten los sentimientos de la gente, y más si se hace de forma pacífica y respetuosa, y ayuden a establecer vínculos y no a romperlos. Nadie es imprescindible, pero todos sumamos y a mi me gustaría que Catalunya fuera respetada como país pero dentro de una federación estatal justa y equilibrada.