Páginas vistas en total

miércoles, 30 de octubre de 2013

La vergüenza manipuladora del PP

Los miembros del gobierno, con Mariano Rajoy al mando, han comenzado la campaña "Si repites mucho que vamos bien, se lo creerán".
Resulta que en el tercer trimestre subimos un 0,1% y ya no estamos en recesión. Rápidamente corrí a comprar una botella de vino, porque claro era para celebrarlo. No sé si habéis calculado cuanto es la subida de vuestro sueldo de esa cuantía pero es para llorar.
El ministro Montoro, y Botín, que no es del gobierno, pero manda más, nos presenta que España es un paraíso económico. Vamos que somos unos afortunados de vivir en el nuevo centro mundial de la economía. El paro está en un cambio de curva, los índices macroeconómicos sonríen, Europa confía en España... Podemos poner un montón de mensajes que causan entre nauseas y alucinaciones.
Yo no me encuentro mejor si todo el mundo me dice que estoy genial, me encuentro bien si yo me siento bien. En este país cada vez hay más morosidad, se incrementa el índice de pobreza, cada vez hay más desahucios, la violencia de género es noticia de portada, las listas de espera cada vez son mayores, se tienen que hacer medidas extraordinarias para dar de comer a los niños en la escuela, somos de los países que menos favorecen a los emprendedores, los préstamos a particulares y pymes disminuyen, los políticos son cada vez más problema para los ciudadanos, la gente está cada vez más desilusionada y tiene menos salud, educación y dinero. ¿Sigo?
Señores del PP, la felicidad no son cifras, la felicidad es tener para vivir, para comer, saber que tienes tu casa segura, que tus hijos pueden estudiar, que mi empresa puede crecer, que mis mayores pueden tener un descanso de verdad, que los enfermos se tratan por igual independientemente de su bolsillo o de su DNI.
Por favor, cállense de una vez y déjennos lamernos las heridas y contar hacía atrás hasta las próximas elecciones generales para poder echarles democráticamente durante mucho tiempo.

lunes, 21 de octubre de 2013

Independencia SI o NO: ¿tan simple como eso?

Ya han pasado las fechas emblemáticas, el 11 S y el 12 O. Todos los que lo necesitan se han dado su baño de patriotismo y eso es respetable, siempre que no invada el derecho de los demás.
Tengo claro que no debemos caer en el error que intentan algunos que caigamos que no existen matices, que o estás con la independencia o estás con el españolismo. La pregunta clave en Catalunya es si se tiene derecho a decidir o no, no directamente si o no a la independencia. Yo estoy de acuerdo en el derecho a decidir de cualquier persona con uso de razón, pues con más razón de un pueblo. Yo no quiero la independencia porque quiero la unión de los pueblos, pero no a cualquier precio, ni obligando a nadie. Eso no quiere decir que no esté a favor de votarlo. Por eso si yo no me alineo en los movimientos pro independencia, aunque en algunos puntos puedo incluso compartirlos, no quiero que nadie me sume a la mayoría silenciosa de nada.
Yo creo que seguir unidos es bueno para ambas partes pero entiendo que todo el mundo tiene derecho a querer sentirse independiente y por lo tanto respeto que no todos quieran lo mismo.
La pregunta es ¿España quiere seguir con Catalunya?, si la respuesta es si, ¿la mejor manera es obligarles o mejor convencerles que se les quiere? Obligar a alguien a seguir los mandatos creo que no se llama democracia.
Ahora bien, desde el punto de vista independentista, tengo una duda. ¿Si se vota y sale no, se conformarán o entonces no valdrá la decisión democrática? Es que este punto no lo han explicado muy bien, quizás sea casualidad.
Hablando de mi postura, el federalismo, no estaría de más que Pere Navarro y Rubalcaba se pusieran de acuerdo en algo más que el titular. Y una vez que eso ocurra, que lo desarrollen, que no se vea que lo ofrecen por no quedar mal, han de defenderlo con argumentos, y ahí también son parcos.
Si el resto de España emplea términos tipo ya están estos catalanes tocando las narices, y no se van a ir porque yo no quiero, no vamos a ningún sitio. Si los catalanes olvidan lo que han sido siempre, un pueblo hospitalario y empiezan a hablar de todo lo español como apestado cuando alguna parte de la riqueza actual es debida a los emigrantes, tampoco vamos bien.
Entiendo el sentimiento de independentismo y en gran parte es culpa del españolismo rancio que mira a Catalunya en una mezcla de odio y envidia, pero también entiendo el sentimiento de gente como yo que quiera buscar soluciones de cooperación. Estoy en contra de las fronteras y no voy a votar para ponerlas al lado mío.
Trabajemos para buscar nuestros puntos en común que son muchos, y aprendamos a respetar las diferencias culturales que también son muchas y respetables. No es tan difícil, sólo hay que quererlo de verdad, y las dos partes, pero sobre todo la española creo que no está haciendo todo lo que puede, el cariño es más importante que la imposición. Pero claro, cualquiera le explica eso a las hordas de Mariano Rajoy.

sábado, 12 de octubre de 2013

Mi día de la Hispanidad

El día de la Hispanidad del 2013 transcurre sin incidentes dignos de mención, es lo más importante del día. Siempre que llega esta jornada reflexiono sobre las tropelías que cometen el colonizador sobre el colonizado, y España no fue una excepción en su conquista de las Américas. En este día deberíamos de pedir perdón a todos esos pueblos por todo el mal que provocamos que fue mucho más que algún bien que pudimos aportar. A partir de aquí reflexionemos de lo que es hoy el día de la Hispanidad.
Se ha convertido en la contra programación a la Diada de Catalunya y eso sólo puede crear conflictos. A mi me gustaría buscar un modelo de estado, quizás el federal, donde todos los pueblos de España se sientan cómodos, pero desde el respeto. Respeto a la gente que le encanta cantar a los cuatro vientos el "soy español", pero hay que respetar a quien no lo haga, o incluso a quien no se sienta. ¿Puedo obligar a un hijo a ser de mi equipo de fútbol si no siente esos colores aunque se ha criado entre ellos?. No debo. Si hay personas que no se sienten españoles desde luego hay que escucharles y entender sus razones. Si esas razones son reversibles, perfecto, o si se puede buscar un marco común de convivencia, genial, pero jamás obligar a sentir lo que no se es.
Dicho esto, señores políticos, no usen los sentimientos como rédito político, ¿me escucha señor Mas?, porque a la larga o la corta, las mentiras tienen las patas cortas y se vuelven contra uno mismo.
¿Me siento español? si, pero también andaluz y catalán e incluso europeo. Lo que no me quiero sentir es de nada que implique ir en contra de personas que piensen diferente a mi, ni que por el hecho de ser de un sitio, implique que le tenga que cerrar la puerta a alguien que no lo sea.
Quiero celebrar el día de la tolerancia y de la solidaridad, no de la Hispanidad. Por cierto, hoy también es el día mundial de los cuidados paliativos. ¿no os parece eso más importante?

miércoles, 2 de octubre de 2013

Superhéroes de carne y hueso


Este relato quiere ser un homenaje a los cómics, que ocuparon mi infancia y adolescencia hasta un punto casi enfermizo. Toqué todos los palos, desde clásicos como el Jabato, Capitán Trueno, pasando por los hilarantes Mortadelo y Filemón, y Zipi y Zape, o los ya más mediáticos Superman, Spiderman, Xmen, bueno, en mis tiempos patrulla X, IronMan, mucho mejor que Hombre de Hierro, o los mismos Vengadores.

Esos cómics, o en mis tiempos tebeos, fueron la introducción a mi pasión por la literatura, y en muchas ocasiones fueron mi escape para buscar soluciones para momentos difíciles de mi vida. Cuando no sabia que hacer pensaba en que haría Sherlock Holmes, cuando lloraba siempre estaba un buen Mortadelo para alegrarme, cuando quería volar ahí estaba Supermán...

Pues bien, ahora ha llegado el momento de rendirles homenajes mediante mis propios héroes. Quizás vosotros ya los conozcáis, voy a daros unas pistas, sin revelaros sus identidades secretas.

Uno de mis personajes es hombre tiene cuarenta y pocos años y trabaja en una oficina. El otro es mujer, de aproximadamente la misma edad, casada con el anterior y en paro. De hecho lo de menos son los trabajos, se pueden intercambiar.

Ambos se levantan juntos cada mañana con una sonrisa en la boca y un beso para comenzar el día. Se toman un café con las noticias del día. El mundo sigue boca a bajo. Los líderes europeos sobre todo los nuestros compiten para ver quien lo hace peor. Nuestros políticos parecen empeñados en sumirnos cada mañana en una profunda depresión porque no hacen más que privarnos de derechos, pero pese a ello nuestra pareja de héroes deciden comenzar su cometido diario para salvar su mundo.

Él decide emprender la marcha en su flamante metro para enfrentarse a su más temido truhán, la hipoteca, al cual se tiene que enfrentar a solas desde que su mujer está en paro hace ocho meses. Tendrá que sortear numerosos obstáculos hasta llegar a la meta final, la nómina, pero nuestro héroe al final de mes siempre lo consigue. Por la noche se coloca el antifaz de llanero solitario en twitter y blogger e intenta inundar la red de su mensaje de igualdad y justicia, Es tan incauto que se atreve a mandarle mensajes a líderes políticos pensando que igual le harán caso.

Pero si esta labor es admirable no se queda atrás la de nuestra heroína. Todas las mañanas se pasa varías horas enviando currículos a empresas, revisando ofertas, actualizando perfiles en redes sociales y preguntándose como pueden pedir cinco idiomas en un puesto de administrativa pagando mil euros al mes. Además estudia idiomas y estudia una carrera a distancia.

Juntos sus poderes aumentan y consiguen ser felices y sacar adelante a sus hijos, y se creen tan poderosos que incluso se ven con energía de pedirle a su director del banco que le quiten el suelo de la hipoteca, sin suerte.

Sus poderes son enormes, casi ilimitados, pero están empezando a debilitarse, notan que los fraudes políticos, los recortes en derechos sociales, las injusticias,  la realidad en una palabra es demasiado fuerte. Es tan fuerte que por la mañana cuando se dan el beso de buenos días y se abrazan se preguntan si no tendrán que irse a otro planeta a lucir sus poderes.

Fueron pasando los días y la situación era insostenible. En todos los canales de radio y televisión no hacían más que aparecer discursos políticos de promesas incumplidas. Nuestros héroes no pudieron más, cogieron las maletas, cogieron a sus hijos bajaron las escaleras y se lanzaron a coger su nave cuando de pronto la calle se vio invadida por todos los superhéroes de la ciudad. Todos habían dicho basta y juntos había decidido fundar un mundo nuevo sin desigualdades. Se miraron unos a otros y se preguntaron, pero bueno, si somos mayoría ¿porque nos tenemos que ir nosotros?.

¿Habéis reconocido a los superhéroes? ¿Sabéis como acaba la historia?