Páginas vistas en total

martes, 6 de agosto de 2013

Sanidad pública y privada, el eterno debate.

En este país todo el mundo opina de tres cosas: fútbol, política y sanidad. Bien pues yo hablaré de la sanidad desde el prisma de trabajador sanitario. Llevo 19 años trabajando en sanidad pública. He conocido hospitales grandes y pequeños. He trabajado en pública pura y en consorcios, vamos que creo que sé de lo que hablo.
En los últimos años se han introducido varios debates, destacando dos: la viabilidad del actual modelo sanitario público y la necesidad de privatizar la gestión.
La sanidad pública española es excelente y es envidiada por países tan importante como Estados Unidos y Reino Unido. Me gustaría recordar que, hasta el día de hoy, se trata de un servicio público universal por el que pagamos todos, y como servicio público no se trata de tener beneficios si no de gestionar bien los recursos. Para comparar diremos que la policía, el ejercito o los bomberos, son servicios públicos universales que nadie los discute, no sé porque tenemos que discutir algo que nos da lo más importante, la salud. Sobre el tema de la viabilidad, no quiero caer en el típico discurso que nos gastamos muchísimo más dinero público en temas que no son del beneficio directo de todos, como es salvar a los bancos o incrementar el gasto en armamento. Es inmoral que con el despilfarro que tenemos en política a nivel de diputaciones, senados, o asesores de los partidos políticos nos planteemos si es posible sustentar el modelo sanitario actual. Ese mensaje se está filtrando de forma interesada desde la derecha catalana y nacional. Porque que nadie olvide que los primeros recortes se han hecho en Catalunya, y es aquí donde CiU, con no sé que intereses ocultos en beneficiar a la sanidad pública.
Como personal sanitario quiero decir que pienso que hay que mejorar la gestión sanitaria, pero eso como todo en la vida, ni mucho menos es de las cosas peor gestionadas en este país.. Es alucinante la de cosas que a nivel económico se tardan en conseguir en la sanidad pública por lo farragoso que supone los concursos públicos, y es por eso que normalmente el libre comercio de la entidades privadas consigue precios más bajos de productos e instrumentación.
Entrando en el debate gestión privada o pública es un error de dimensión gigantesca pensar que por el hecho de ser la gestión privada sea mejor. A ver, no nos engañemos, las personas que se dedican a la gestión van cambiando sus sillones cada equis tiempo entre lo público y lo privado y a veces hasta a la vez de manera fraudulenta, como existen casos flagrantes aquí en Catalunya. La gestión es buena o mala, pero no es que la mala sea la pública y la buena la privada, es una tontería. Lo que no se puede, ni se debe pretender es gestionar la sanidad como un negocio, porque no lo es, se tiene que buscar dar un buen servicio sin despilfarrar, pero no se busca ganar dinero, se busca mejorar la esperanza de vida, salvar vidas e investigar para descubrir soluciones para enfermedades aún sin salidas. Eso, que en este país se hace también es lo que estamos echando a perder con la excusa de la gestión privada. Entiendo, respeto, e incluso comparto, que hay que modificar el contexto actual del funcionariado. En los tiempos que corren hoy en día todos los puestos de trabajo deberían de depender del buen rendimiento y no es justo que alguien que no cumpla tenga derecho a tener una plaza de por vida. Eso sí, pero no han de pagar justos por pecadores y en esto ya va siendo hora que los sindicatos se pongan las pilas.
No debemos de dejar que nos engañen. Quieren privatizar gestiones, porque la sanidad mueve mucho dinero y eso implica que hay gente que se puede enriquecer a costa de machacar al débil, como se hace en la gestión privada sanitaria, pero no nos olvidemos que a la hora de la verdad, si alguien está grave en un hospital privado lo acaban derivando a una público.
 
BUENA GESTIÓN, SIEMPRE, PRIVATIZACIÓN, NUNCA.
 
 

No hay comentarios: