Páginas vistas en total

miércoles, 9 de noviembre de 2011

La herencia de los políticos

Uno de los temas debatidos estos días es el pasado de los candidatos a la presidencia del gobierno del PP y del PSOE, Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba. Yo creo que el pasado forma parte de tu vida y no se ha de renegar de él, pero no necesariamente lo que has hecho en el pasado dice como serás en el futuro, ya que tenemos muchos casos de políticos que sus orígenes son en el polo opuesto a lo que son en la realidad. Dicho esto, que creo que es un dato objetivo, creo que si hemos de analizar el pasado de ambos candidatos, hagámoslo bien. Los dos candidatos han pasado por diversos ministerios y según el color político que se tenga se verán luces o sombras. Creo que el hecho que los dos hayan pasado por varios ministerios habla en favor de ambos. Hay muchas personas que echan en cara de Rubalcaba su pasado en el gobierno de Zapatero. Creo que algo debe haber tenido que ver sin duda, pero en lo bueno y en lo malo. No es justo que se le eche a sus hombros el paro actual, y no se le quiere cargar el fin de ETA o su parte en el incremento de derechos sociales que hemos tenido con los gobiernos socialistas. En el caso de Rajoy digo lo mismo, si se quiere darle peso en las cosas buenas del PP, algo tendrá que ver en lo negativo en la alianza de Aznar con Bush tan negativo para la imagen de nuestro país, ¿no? Por cierto, ¿saben quien era el portavoz del gobierno entonces o quien gestionó lo del Prestige? Por eso creo que tanto Rajoy como Rubalcaba son independientes de sus acciones futuras por mucho que su pasado exista. Y llegando a esta conclusión, ¿en que debemos basarnos? Pues en lo que nos basamos en el día, en la impresión que nos dan las personas al oirlas y en su curriculum, eso si es de cada persona. Podría explicar los CV de ambos, pero mejor os aconsejo que lo busqueis vosotros para no influenciaros. Os diré que prefiero el CV del que es Doctor por la Universidad Complutense, quien ha trabajado en dos universidades extranjeras y quien habla con fluidez francés e inglés. De hecho diré que una de las cosas que más vergüenza ajena me daba de Zapatero es que no fuera capaz en pleno siglo XXI de hablar inglés. Me he dejado para el final el otro aspecto que valoramos de las personas cuando, por ejemplo la queremos contratar, la entrevista. Sinceramente, prefiero una persona segura, que no tiene que mirar apuntes, que puede improvisar, que da argumentos a todos y que es brillante, a otra que se muestra inseguro, que no es capaz de defender un trabajo suyo, vease programa, y que su modelo electoral sea que una niña sea feliz. Por su pasado, por su presente y por su futuro, prefiero Rubalcaba.

2 comentarios:

Luna_es3ada dijo...

El pasado pesa pero también importa el presente. Y el presente es que Rubalcaba defiende su programa y el PP carece de él. Rajoy dice que puede sacarnos de la crisis pero...no sabe cómo! Para morirse...

Miguel Angel Benítez Merelo dijo...

Eso es lo malo, que es para morirse...