Páginas vistas en total

sábado, 20 de julio de 2013

Si tuviera una metralleta que disparara moral...

...estaría las 24 horas arrasando. Soy pacífico, contrario a las armas, pero si existiera ese instrumento me iría a los parlamentos en plural y vaciaría el cargador intentando insuflar esa rara avis que en nuestros tiempos es la moral.
Muchas veces se comenta el precioso precepto de "todos somos iguales frente a la ley". ¿Alguien puede creerse que es verdad si ya para empezar si no tengo dinero no puedo ir a juicio?. Mi capacidad de enojo pensaba que estaba hasta arriba por numerosas cuestiones: destrucción lenta y progresiva de nuestra sanidad pública, incremento de los obstáculos para que nuestros jóvenes puedan estudiar, subida de impuestos, descenso de las pensiones, utilización de fondos públicos para negocios fraudulentos, financiación ilegal de partidos, concesiones a dedo, manipulaciones judiciales... todos podríamos hacer una lista interminable. Ya no es el caso Bárcenas, o el de los ERE, o el caso Palau, casos en que los políticos no nos engañan, no, es que nos dicen a la cara que aunque nos damos cuenta pueden hacer lo que les da la gana.
Ante tanta injusticia nuestra oposición y nuestros sindicatos permanecen casi inmóviles pareciendo, si no siendo, cómplices del sistema. Lo de la oposición es triste, pero no tengo palabras para expresar mi idea sobre los sindicatos. Con ellos descargaría 100 cargadores de balas morales.
Ante esta situación de desamparo de la ciudadanía aún pueden haber golpes que me hagan ofuscarme más. La ministra Ana Mato pretende limitar los tratamientos de reproducción asistida en madres solteras, homosexuales, hombre solteros... ¿Cómo puede una mujer que no se le cae la cara de vergüenza salir en los periódicos fundamentalmente por que una trama delictiva le comprar el confeti de sus fiestas de cumpleaños, masacrar nuestra igualdad ante la ley?. La ciudadanía esta indignada e impotente ante tanta tropelía, esto va a terminar muy mal porque ya no podemos mal. Necesitamos una regeneración democrática profunda y NADIE que se llama político ayuda. ¿Cuál es nuestro futuro?

No hay comentarios: