Páginas vistas en total

martes, 24 de marzo de 2015

Que difícil es respetar el voto que no es el nuestro

Sólo 24 horas después de las elecciones andaluzas del 22M las redes, elemento cada vez más transitado, se inundaron de vivas y peros a los resultados a partes iguales. Pero eso no es todo, todos, entre los que me incluyo, nos permitimos el lujo de infravalorar y menospreciar el voto de los otros.
Los que hacen mal o bien las cosas son los políticos no somos los votantes. No puedo ni quiero pensar que los socialistas que han votado a Susana Díaz han votado a favor del fraude de los ERE, ni que los que han votado al PP estén a favor de los sobres de Bárcenas. No es así por mucho que se empeñen los que no los han votado.

Tan honrado es un voto al PP como un voto al PSOE como un voto a cualquier partido, los que pueden llegar a no ser honrados son los políticos. Yo suelo votar socialista y me asquea la gestión de los ERE del partido. No voto corrupción, voto porque creo que el ser humano puede rectificar sus errores y potenciar sus virtudes. ¿Qué se esconde detrás de todo esto? Que el resto de partidos no son capaces de captar con sus bondades a los votantes. Para muchos no nos es suficiente que nos digan lo que hacen mal los demás, sino que garantía nos dan los otros que no vayan a caer en lo malo y vayan a mejorar lo bueno.

Parece simple, pero no lo es, no es suficiente con decir que alguien lo hace mal, para que el que lo diga lo vaya a hacer mejor. Lo democrático es respetar al discordante e intentar convencerle, no descalificarlo desde la soberbia porque han votado lo apestado.

¿Qué lleva a votar a un partido que ha cometido errores tan grandes como el PP o el PSOE? Como votante del PSOE puedo decir que lo que me lleva a ello es las cosas que se han conseguido por la igualdad social de este país. Esos derechos que estamos perdiendo cada día, no los implantó Jesús de Nazareth, los implantaron los socialistas, y por tanto, puedo creer en ellos, pese a que han hecho cosas horribles.

Susana Díaz, pese a quien le pese, la ganadora de las elecciones

A aquellos que descalifican el voto de los socialistas andaluces sólo les puedo decir que una gran mayoría de ellos se avergüenzan de los ERE, pero confían que su ideología socialista se imponga y limpien toda la porquería de la corrupción. No creo que la táctica sea cargar contra los que votan a un partido que ha hecho algunas cosas muy mal, sino decir porque no se van a equivocar ellos. Y de ese punto PODEMOS e IU están muy lejos. Su soberbia no les permite hacer ni un ápice de autocrítica y gastan toda la energía en embestir a los de la rosa.

Soy tan íntegro como todos los que votan PODEMOS o IU y los respeto profundamente, y de hecho a unos les he votado, y a otros quien sabe si les votaré. Ganen mi voto, pero no lo descalifiquen si no voto lo que ellos quieren. Tengo derecho a pensar que el PSOE puede rectificar, y si no lo hace, ahí me tendrán, pero no me miren por encima del hombro, porque todos tienen que tener el culo muy limpio antes de señalar a nadie por hacer las cosas mal. Demuestren que son mejores en positivo, pero no me descalifiquen por creer el socialismo, porque entonces no me tendrán nunca.

De la derecha no hablo, y por eso no hablo ni de PP, ni de UPyD ni de Ciudadanos. Respeto a todos sus votantes, que ellos gestionen su ideología, pero no son mi guerra. Prefiero un camino de buenos valores con pecados, que un camino errático con alguna parada en el oasis.

No hay comentarios: