Páginas vistas en total

viernes, 31 de octubre de 2014

¿Realmente puede "Podemos"?

No voy a ser original, voy a hablar sobre Podemos, desde mi punto de vista el fenómeno político más importante en España en el siglo XXI. No hay medio de comunicación que se precie que no dedica diariamente un momento al nuevo movimiento liderado por Pablo Iglesias.
Voy a ser sincero, si me miro su programa no creo que haya nadie en este país que no lo firme, y por si no lo habéis leído os dejo un enlace con el documento final de proyecto colaborativo. A día de hoy, reconozco que me planteo seriamente votarles. Sinceramente, creo que es inmejorable. ¿Si lo cumplirán? no lo sé, pero tienen el mismo derecho que los demás a intentarlo, eso es incuestionable. No sé como terminará la aventura de Podemos, pero también tengo claro que este país necesitaba su aparición para que todos reaccionáramos.

Cada crítica del PP y del PSOE tildando de populismo a Podemos le da votos, porque eso no es ningún argumento. Las constantes noticias de corrupción de todos los partidos también le hacen el camino más fácil a los chicos de Pablo Iglesias. Realmente diciendo lo que la gente quiere escuchar y enseñando las vergüenzas de los demás el camino está abierto de par en par. Si a eso añadimos la absoluta inutilidad de sus rivales políticos para contra argumentar a Podemos, les coloca en una posición de privilegio bien ganada.

Pese a todo esto hay algo que no sé que es, que me sigue poniendo la mosca detrás de la oreja. En primer lugar el planteamiento del partido. El proyecto Podemos se plantea como la materialización del dogma que él que manda es el pueblo, y todos tenemos voz en el proyecto final. Qué todo se decide entre todos, lo más parecido a una democracia real. Si eso fuera así, el proyecto estaría por encima de las personas. ¿Alguién piensa que este proyecto tendría alguna posibilidad de no estar en él Pablo Iglesias? Quieran o no, se trata de un proyecto muy personalista, y su posibilidad de éxito o fracaso depende en gran medida de una persona. Eso es peligroso. Creo que Pablo Iglesias es consciente y por eso quiere, de forma democrática, claro, eliminar los riesgos de fracaso. Por ello no estaba a favor de una secretaría compartida, si no de una sola persona, y por eso, de momento, no quiere presentarse a las municipales con el sello de Podemos. No puede "controlar" a tantas personas que tengan su sello. Es lógico, ese es el problema que tienen todos los partidos políticos. En resumen, no me gusta que se venda un proyecto como de todos, cuando me parece un proyecto muy individualista, pese a que de momento me gusta.


Pablo Iglesias, sin duda el político que más credibilidad transmite actualmente.

Otra cosa que no me acaba de convencer, es que parece que les da miedo decir que es un proyecto de izquierdas. El pasado de todos los líderes de Podemos es de izquierdas, no entiendo que no reconozcan que son un partido de izquierda, cercano al comunismo. ¿Quizás porque sabe que el comunismo declarado no está bien visto? No me gusta quien esconde su ideología, no me gusta en UPyD, que se parapeta en un centro, cuando es claramente un partido de derechas, tampoco me gusta en Podemos.

Tampoco me gustan los discursos repetitivos, y el latiguillo de la casta me cansa un poco. Entiendo el concepto, y en muchas cosas lo comparto, pero no da opción a que gente dentro de los partidos que él cataloga de la casta realmente tengan una ideología por encima de las cosas que se hacen mal. Concretamente dentro del PSOE hay gente en el aparato que se echan las manos a la cabeza con cosas que se hacen dentro del partido, y pese a ello los engloba dentro de la casta. ¿Puede alguien pensar que por ejemplo Odón Elorza o José Antonio Pérez Tapias son parte de la casta? Yo no.
Finalmente no me gusta que no se reconozcan las cosas que cualquiera en un momento dado pueda hacer bien. Todos, Podemos incluido, hablan que hay que recuperar los derechos perdidos. ¿Quien los puso? No está de más reconocer las cosas buenas de los rivales, e incluso abrir la puerta a que si de nuevo las hacen bien, se puede llegar a acuerdos.
Me gusta Podemos, me encanta, se necesitaba este aire nuevo, pero no son perfectos, no es perfecto Pablo Iglesias. Es inmensamente superior a la mayoría de políticos porque auna inteligencia, educación, carisma y preparación, pero, ¿que le pasa al Barça o al Madrid cuando Messi o Cristiano se lesionan? Baja el rendimiento. Me da miedo un proyecto individualista, aunque sea de alguien que de momento levanta mi admiración, pero, ¿hay algo más detrás? Ahora bien, a día de hoy es mejor que todo lo que nos ofrecen sus rivales, y desde la vertiente del PSOE bien haría Pedro Sánchez y Susana Díaz en aprender a comunicar.

Espero de corazón, que su eslogan sea verdad


No hay comentarios: