Páginas vistas en total

sábado, 18 de octubre de 2014

El "burladero" de las redes sociales

Muchos somos los usuarios de las redes sociales y los blogs, y de ellos, un porcentaje muy alto lo usamos para desahogarnos y reivindicar un mundo más justo. La gran cantidad de personas que hacemos ese uso indica que no vamos tan bien como nos quieren hacer creer, no somo masoquistas, si todo fuera maravilloso escribiríamos del cine o de la pesca. La verdad es que ayuda a desahogarte e incluso a no sentirte solo cuando ves que mucha gente piensa como tú. Si encima consigues que tus ideas y reivindicaciones reciban repercusión sientes que estás ayudando a cambiar la sociedad. Pero ese pensamiento no es verdad en casi nada. Lo cierto es que por mucho revuelo que se monta en las redes sociales los abusadores del poder se ríen de nosotros.
¿Alguien tiene duda de la presunta financiación ilegal del PP, o de la complicidad de los partidos con el caso Pujol, o de la vergonzosa gestión de los ERE por el PSOE? No, y en eso las redes sociales han contribuido decisivamente a su difusión, pero, ¿y qué? Eso no es suficiente, no sirve para nada señalar al delincuente, hay que pescarlo, y eso no se hace desde el "burladero" de las redes sociales. Las redes sociales es un sitio desde donde se ve muy bien el sentir de la sociedad, de donde se puede azuzar al toro de la injusticia, pero desde donde uno se puede resguardar del barro de la lucha social en las calles. No quiero decir que todos los que en las redes sociales se quejan de las injusticias no salgan a la calle, pero si es obvio que un porcentaje muy alto no lo hacemos, porque sino se habrían volteado muchas cosas debido a la presión social ciudadana.
Tenemos que dar un paso adelante que se llama organización en las reivindicaciones y plasmarlo de una vez por todas en las urnas. Es cierto que todo movimiento necesita organización y por lo tanto organizadores. Estos organizadores que naturalmente deberían de ser sindicatos y partidos políticos en la oposición, no se atreven, salgo alguna excepción, a tomar la antorcha de llevar la queja internauta a la calle. Los partidos que han sabido ver que las redes son un vivero de votos están sacando ventaja, pero no dan el decisivo paso de transportar esa queja a la realidad, la calle. Muchos pensamos que los políticos actuales no tienen el suficiente nivel, pues cambiémoslos.
En las últimas décadas el momento más importante a la hora de dar la vuelta a una situación fue el atentado del 11M. La manipulación nauseosa del gobierno de Aznar provocó tal indignación que las calles se llenaron de personas que dijeron hasta aquí hemos llegado. Esa indignación internauta se tiene que traspasar a la calle para arrastrar a las muchas personas que aun no utilizan esos medios. La situación de este país es bochornosa y hemos retrocedido décadas por estar gobernados por sinvergüenzas ineptos.
No es suficiente con teclear, hay que movilizarse, y, aunque no soy aficionado a los toros, hay que saltar el burladero del ordenador y ponerse a torear en la calle.

Tenemos que movilizarnos, no basta con teclear.

2 comentarios:

Adrián Calvo dijo...

Totalmente de acuerdo Miguel Ángel.

¿De qué sirve tildar de vergonzosa una actividad ilícita si no se actúa para que, no solo sea penada, sino que, además, no se vuelva a repetir.

Un saludo,
Adrián Calvo

Miguel Ángel Benítez dijo...

Pues si, pero no me siento orgulloso ya que, yo hago lo mismo. Soy de los que necesitan ese empujón, pero entre tantos, debemos hacer algo.

Un abrazo Adrián,

Miguel Ángel