Páginas vistas en total

lunes, 14 de julio de 2014

Hablando por mi corazón socialista: Pedro Sánchez no me pone

Lo primero que apuntaré es que soy socialista, pero no militante, con lo que no he podido dar mi confianza a quien más me la daba, José Antonio Pérez Tapias.
Muchas veces me he preguntado como tantos españoles votan al PP, principal representante de políticas anti sociales y en contra del débil. En este caso me resulta más doloroso porque lo que no entiendo es lo que han votado militantes socialistas.
Todo el mundo tiene derecho a oportunidades y Pedro Sánchez puede, en un tiempo, hacerme tragar mis palabras cargadas de sentimiento y de intuición, no de raciocinio.
Mi corazón socialista me grita que la han fastidiado los militantes, que ha perdido una oportunidad única de acercarse a la gente de la calle, han votado imagen, no pueblo.Han votado un hombre con buena imagen, educado, que nunca grita, que nunca tiene una mala palabra, y que tanta Marhuenda como Rajoy tienen muchas esperanzas puestas en él para seguir con la unión de España. Menudo aval, ¿no?
Pues a mi, y que no se enfade nadie, si uno de los mensajes del nuevo secretario general es que luchará por la unión de España, me hace pensar que me importa un pito España. Si, me importa un pito España, porque lo que me importa son los débiles, los que no comen, los que tienen casa, los que no tienen sanidad, y me da igual su nacionalidad. Prefiero que todo el mundo tenga sus mínimos para vivir dignamente, que España esté unida, lo siento.
Una gran mayoría de socialistas somos republicanos. Queremos una república porque eso lo votamos nosotros, y es por ello que no queremos monarquía, no es nada personal, es DEMOCRACIA.Pues bien, hoy dice en Tele 5 que el quiere otra monarquía. ¿Tan difícil es decir que no quiere, o que sólo quiere si la mayoría de los españoles lo votan?
Le escucho decir que se estudiará a fondo el tema de los aforados. No hay nada que estudiar, el pueblo no quiere aforados, no hay que usar eufemismos.
No quiero un secretario general guapo, que no pierda la compostura, que sepa cual es su perfil bueno, no, quiero alguien que escuche a la gente y diga lo mismo que la gente. Con sus palabras, no usando circunloquios. 
Yo vivo en Catalunya y estoy de acuerdo en el referéndum del 9N. No quiero la independencia, pero si que la gente se exprese. El mensaje de Pedro Sánchez fue uno en Catalunya y otro fuera. Curiosamente su ambigüedad dio como resultado que en Catalunya no ganó.
Yo no quiero un secretario general de anuncios de dentífricos, ni un "bien queda", quiero alguien que hable claro y diga no a la manipulación política de la justicia, no a los aforados, no a los desahucios, no a los rescates bancarios, no a la corrupción, si a la sanidad y la educación pública, si a pensiones y salarios mínimo interprofesionales dignos. ¿Es tan difícil?
Lo siento, a día de hoy, Pedro Sánchez no me transmite socialismo del pueblo, me transmite socialismo que le gusta a la caverna. Mi corazón socialista no late de momento al ritmo del nuevo secretario general, espero que mi lado visceral se equivoque, pero no tengo muchas esperanzas.

Pedro Sánchez ha demostrado ser mediático, ¿será socialista?


No hay comentarios: