Páginas vistas en total

lunes, 21 de mayo de 2012

El debate de la sanidad

Ahora más que nunca está en la opinión pública el debate acerca de nuestro modelo sanitario. Como trabajador de la sanidad pública desde hace 19 años creo que algo conozco el tema. Lo primero que tengo que decir es que estoy orgulloso de nuestra sanidad, y como tal está reconocida fuera de nuestras fronteras, con lo que algo bien hemos tenido que hacer. La sanidad no es un negocio, pese a que cada vez hay más gente que nos lo quiera vender como eso. Cada vez hay más comunidades autónomas que para mejorar los número piensan en privatizarla. Vamos a ver, cualquier persona que conozca mínimamente el tema sabe que la partida más importante en sanidad es la de personal. Cuando llegas a a analizar cada hospital, el gasto mayor está ahí y por lo tanto, como el personal fijo no se suele poder tocar, se reduce en suplente, interinos y en partidas imprescindibles. Los trabajadores sanitarios en un porcentaje altísimo es estupendo, pero en momento determinados se han hipertrofiado las plantilla y ahora eso tiene una difícil solución. Es necesario una reforma de los convenios públicos para ser justos con todo el mundo. El modelo no es privatizar, si no organizar bien los mimbres que tenemos en nuestra sanidad pública, que dicho de paso, no es culpa de los trabajadores que no se saque el máximo de ellos, si no de sus gestores y jefes. ¿Porque tienen que recortar los sueldos? ¿Porque no nos ofrecen, durante un periodo limitado de uno o dos años hacer más horas por el mismo precio? ¿No sería mejor eso para eliminar las listas de espera e  impedir los ingresos largos con lo que eso supone de coste?. La sanidad no es un negocio, pero se ha de mejorar la gestión, que quizás pase porque seamos los propios personales sanitarios los que nos autogestionemos, ya que nosotros somos los que mejor conocemos los gastos que son imprescindibles para dar un buen servicio sanitario.

1 comentario:

Keka22 dijo...

Totalmente de acuerdo, ya no saben de dónde rascar para sacarnos de esta maldita crisis...
No sé donde vamos a acabar...