Páginas vistas en total

miércoles, 9 de marzo de 2016

Hacia unas nuevas elecciones

Hace casi dos meses escribí mi última entrada, Pedro y Pablo no pueden fallar a la izquierda, Cada día que pasa veo más cerca lo contrario. Si no se da, me van a fallar los dos, en estos temas no existen ni vencedores, ni vencidos, solo dos políticos que no han hecho la suficiente para entenderse, uno más que otro, eso si.
Hablar desde fuera es fácil, pero ideológicamente, los votantes de Podemos y PSOE estamos mucho más cercanos de lo que demuestran sus líderes. A su vez, los votantes de PSOE y Ciudadanos están mucho más lejanos de lo que están Pedro Sánchez y Albert Rivera. Curioso, ¿no? Como para volverse locos. 
¿Foto imposible de gobierno? EL PAÍS

Dos personas son capaces de encontrar un punto en común si se empeñan, pero pueden acabar despedazándose si su voluntad es la contraria. Rivera es capaz de ceder mucho, si con eso consigue una posición ventajosa del pastel, en cambio Iglesias no quiere ceder nada si no es él el que corta el pastel y se lo come. En medio Pedro Sánchez quizás se precipitó dándole el primer trozo del pastel al compañero equivocado.
¿No será más fácil controlar las políticas de derechas si estás dentro que si te quedas fuera? Si no se hace el pacto, tanto Sánchez como Iglesias se quedarían fuera del gobierno, y ninguno de los dos tienen la certeza que unas nuevas elecciones les dieran una posición más ventajosa. Esa premisa es la que le llevó a Sánchez a pactar con Rivera. Lo único criticable de pactar con Ciudadanos, no hablo del contenido en sí, es hacerlo antes que con toda la izquierda, pero se lo puso tan fácil Rivera que eso a Sánchez le pilló con el píe cambiado.
Iglesias puede controlar mucho más de cerca las políticas del país estando dentro de un gobierno que en una oposición. ¿Por qué renuncia a ello? Al fin y al cabo si entrara en el pacto, y luego se saliera de él porque las otras partes no cumplen, él quedaría como el honrado y sacrificado del grupo.Sólo se me ocurre pensar que realmente no quiere pactar con el PSOE, sino destruirlo. Una persona que quiere llegar a un acuerdo con otra, no se pasa la mayoría del tiempo mostrando sus vergüenzas, Pablo Iglesias si lo hace.
Es una pena que Alberto Garzón no sea el líder de Podemos, porque otro gallo cantaría a esto del pacto. A mi no me gusta Ciudadanos, pero me compensa más un 60% de programa de izquierdas, que un 100% de programa de derechas. Si intentas pactar, tienes posibilidad de convencer, si te levantas de la mesa, te quedas hasta sin silla.

¿Cinco hombres sin destino? La sexta

Pedro Sánchez también se equivoca, y mucho. Claro que no hay gobierno sin Ciudadanos, pero mucho menos sin Podemos y sin IU. Tiene que ceder e ir a pactar con la izquierda cueste lo que cueste, y eso no se lo puede imponer Ciudadanos.
La cuestión es que, con tantos movimientos de ajedrez, los que estamos en jaque mate somos la gente de izquierdas de este país. Si ahora no gobernamos juntos, nadie puede asegurarnos que en unas nuevas elecciones se darán mejores condiciones. ¿Acaso si Podemos saca mejores resultados que el PSOE tendrá fuerza moral para exigir un pacto? ¿Alguien puede asegurar que entonces la suma de PP y Cs no den la mayoría absoluta?
Vamos hacia unas nuevas elecciones, y si eso pasa, los que más perderemos seremos el pueblo, ni Sánchez, ni Iglesias, ni ningún político, no lo perdamos de vista.

No hay comentarios: