Páginas vistas en total

jueves, 13 de agosto de 2015

¿Violencia de género? No, terrorismo machista

Basta ya de eufemismos, ni violencia de género, ni decir que las mujeres se mueren, estos son asesinatos y terrorismo machista puro y duro. Vergüenza profunda es lo que siento como hombre al ver como una sociedad que se califica de culta y moderna, es cómplice mirando hacia otro lado ante el asqueroso machismo que nos invade.

Desde el año 2003, primer año donde se realizan estadísticas oficiales sobre este tipo de crimen, son casi 800 las mujeres asesinadas. Por desgracia es probable que este número sea mayor, ya que hay muertes no esclarecidas, en parte por el encubrimiento de una buena parte de la sociedad. Este número es superior proporcionalmente a los 829 asesinatos atribuidos a ETA desde el año 1960 al 2010. Así como en el terrorismo no existe ninguna duda en que todos los partidos políticos han de ir a una para conseguir erradicar esa lacra, ¿por qué no ocurre lo mismo ante el terrorismo machista?

Este problema nace desde la cuna, cuando en muchas familias se potencia una superioridad del hombre hacía la mujer que da derecho a secuestrar lo más preciado que tiene una persona: la libertad. Es frecuente las parejas de jóvenes, casi niños, en las cuales el chico controla a la chica, ya sea espiando el móvil, o interrogándola acerca de lo que hace o deja de hacer cuando no están juntos. Esas actitudes son la semilla de futuros maltratadores. Este tipo de acciones son vistas por muchas personas, y no sólo hombres, como si la mujer fuera propiedad de su pareja. Esto ocurre en pleno siglo XXI. No son batallitas de nuestros abuelos, en aquellos tiempos donde el hombre era el jefe de la casa y eso le daba derecho a tratar a la mujer como un mueble más de la casa.

En la actualidad, pese al esfuerzo que hace la mujer para que se le trate como se merece, con igualdad, son mas que patentes los desequilibrios que hay en cualquier orden de la vida que revises: trabajo, educación, política, deporte...Esta desigualdad la mamamos desde pequeños porque se nos inculca, directa o indirectamente mediante una educación absolutamente sexista. La toleramos los hombres y de forma increíble muchas mujeres.

Hasta que todos los partidos políticos no se tomen en serio esta lacra no parará. Se necesita una profunda reforma de la educación de este país para que haya tolerancia cero desde pequeños, para que se informe de cuales son los primeros indicios en una relación que pueden desencadenar en violencia de género. Hay que incrementar el amparo de la mujer para que denuncie desde los primeros momentos que vea invadida su libertad. Tiene que existir un incremento de la seguridad que se da a todas las mujeres que hagan denuncias. Se tienen que incrementar la dureza de las penas a los hombres que se demuestra que acosan a las mujeres. Tienen que penarse a todas las personas que son cómplices de este delito, y son cómplices todas aquellas personas que lo saben y miran a otro lado. Se tiene que hacer publicidad de todos los hombres con denuncias probadas por acoso. Seguro que hay muchas más cosas que podemos hacer, pero entre todos debemos implantarlas.

Todo lo que hagamos es poco par terminar con este crimen que cada mes mata a muchas mujeres y que supone una de las vergüenzas más grande, si no la que más, que puede tener una sociedad. Tolerancia cero al machismo, a todos aquellos que se crean superiores a nadie por el hecho de tener unos órganos sexuales diferentes, porque realmente son ellos los que son inferiores a cucarachas. No quiero volver a sentir vergüenza de ser un hombre, luchemos contra ese terrorismo de una vez por todas.


2 comentarios:

Luis Diaz dijo...

Hola Miguel Angel,

Un comentario muy acertado y directo. Creo que das en la clave cuando exiges por un lado mayor seguridad y dureza de penas para los maltratadores, cuando no asesinos, sino que tocas pones el dedo en la herida cuando apuntas a la reforma educativa como algo vital para hacer un futuro donde las diferencias sociales entre hombre y mujer sean eliminadas.

Creo que hay todavía un largo camino que recorrer, y a veces me gustaría preguntar uno a uno a todos los españoles si creen que el hombre vale igual que la mujer. Tengo la impresión de que nos sorprendería el resultado, y no positivamente.

Un abrazo. Luis

Miguel Ángel Benítez dijo...

Hola Luís,

Es que un problema se ataja si se previene, si no se soluciona el pensamiento no acabaremos con ello, y se arregla con una educación intensa. Ahora bien, si hay en muchos colegios que se potencia el conservadurismo del papel de la mujer, difícil...
Tienes toda la razón del mundo en lo de la encuesta, muchos hombres piensan en una falsa superioridad respecto a la mujer, y eso es el origen de todo.
Gracias, como siempre.

Un abrazo,
Miguel Ángel